toni navarro foto El Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona ha vuelto a ser pionero. En su novena edición, en 2012, estrenó el cortometraje “Karama has no Walls”, de Sara Ishaq. Ahora, dos años más tarde y tras un recorrido triunfal por el resto del mundo, ha sido nominado como mejor cortometraje documental en los Oscar 2014.

La película fue traducida al catalán y al castellano gracias a la organización del festival, dando a sus espectadores la posibilidad de disfrutar de este pequeño documental.

El cortometraje es un altavoz de la revuelta pacífica vivida en Sana (Yemen) donde, el 18 de febrero de 2011, el pueblo salió a las calles para reclamar sus libertades. Una pequeña e intensa muestra de la lucha a favor de los Derechos Humanos, de sus derechos, que ahora ha alcanzado más visibilidad gracias a los Oscars 2014.

La primavera árabe también estará presente en esta ceremonia gracias a “The Square”, de Jehane Noujaim, nominado en la categoría de mejor largometraje documental. La película muestra el cansancio social de un pueblo sumido bajo el régimen de Hosni Mubarak y, más tarde, de los Hermanos Musulmanes. Todo un ejemplo de la importancia de la movilización social en la lucha por los Derechos Humanos.

Asimismo, en esta categoría encontramos dos películas más que relevantes en la lucha por los Derechos Humanos. En primer lugar, el documental del año “The Act of Killing”, de Joshua Oppenheimer. Sobrecogedor, escalofriante, indignante, vergonzante… necesario. El film sigue a los responsables de la muerte de miles de ciudadanos de Indonesia durante la dictadura del general Suharto, quienes representan sus crímenes contra la Humanidad que practicaron durante aquel periodo, sin ni siquiera avergonzarse.

Por otro lado, “Dirty Wars”, de Rick Rowley, sigue las investigaciones de Jeremy Scahill sobre la guerra de Iraq y su trasfondo oculto. El film saca a la luz cómo los Estados Unidos encubrieron las muertes de niños e inocentes en el resto del Tercer Mundo, amparándose en la lucha contra el terrorismo y llevando a cabo crímenes atroces con total impunidad.

Desde el Festival de Derechos Humanos de Barcelona, nos alegramos de que la Academia de cine de Hollywood reconozca estos trabajos. Y, sobre todo, apoyamos la candidatura de “Karama has no Walls”, documental que se estrenó aquí a nivel nacional.